viernes, 7 de marzo de 2014

EL GRUPO HOCHSCHILD EN LA MINERÍA MUNDIAL

SOBRE LOS MÁS RICOS DEL PERÚ

ESCRIBE: JORGE MANCO ZACONETTI (Investigador UNMSM)

La Revista Forbes publica anualmente quiénes son los más ricos en el mundo. En América Latina y en el Perú llama particularmente la atención la posición de la riqueza proveniente de la explotación de los recursos naturales, concretamente de la actividad minera.

Según listado, en un quinto lugar el grupo Hochschild aparece después del grupo Belcorp de la familia Belmont especializado en la producción de cosméticos y bienes relacionados con la belleza, luego del grupo financiero Rodríguez Pastor que ocupa un segundo lugar, seguidos de las hermanas Brescia Cafferata del grupo BRECA, aparece Eduardo Hochschild cuyo grupo empresarial se constituye en un importante productor mundial de plata. (Fuente Diario Gestión 4 Marzo 2014)

En verdad, sorprende la ubicación del grupo Hochschild entre los más ricos en el Perú superando por ejemplo el patrimonio del Grupo Buenaventura de la familia de los herederos del recientemente fallecido Don Alberto Benavides de la Quintana considerado como el patriarca de la minería peruana, que tiene su origen en la explotación primigenia de la unidad argentífera de Julcani ubicada en la provincia huancavelicana de Lircay.

Así, también superaría el patrimonio de los herederos de Roberto Letts también fallecido, hacedor del grupo Volcan, a partir de las unidades de Carahuacra y Ticlio en el departamento de la sierra central del Perú, Junín.

Cabe preguntarse el origen de la fortuna del grupo Hochschild, sobre los mecanismos que permitieron el aumento de la riqueza que tiene como una expresión el patrimonio empresarial. A la juventud de su líder habría que sumar la audacia en la utilización de los propios mecanismos de mercado para levantar capitales, listando por ejemplo en la Bolsa de Londres, lo cual expresa el reconocimiento empresarial a nivel internacional.

En el mismo sentido cabe interrogarse sobre la rápida expansión de sus actividades no solamente en el Perú sino también con operaciones en Argentina, México, Chile, Canadá con más de 40 proyectos mineros que aseguran su posicionamiento a nivel mundial.
Con la información disponible el grupo Hochschild en el 2012 con sus actividades mineras en el Perú, con la producción de sus unidades Ares, Arcata y Pallancata que sumaban los 14.85 millones de onzas de plata pagada como concentrado ocupaba el tercer lugar en la producción entre las 15 Minas Productoras a Nivel Mundial, superando a transnacionales reconocidas como BHP Billiton, Fresnillo, Polymetal, Buenaventura entre otras. (Ver Cuadro “Principales 15 Minas Productoras de Plata en el Mundo Según Empresa y País 2012”)

Así, como el grupo Buenaventura tuvo su origen en la explotación de la unidad de Julcani, el grupo Volcan en la mina de Carahuacra, el grupo Brescia en cuanto perfil minero en la unidad San Rafael de la empresa minera Minsur, el grupo Hochschild tiene su partida de nacimiento en la minería metálica en la explotación de la mina Ares que está actualmente conformada por las unidades de Ares, Arcata y Selene.

EL GRAN SALTO DIALÉCTICO

Desde el año 2006, Hochschild Mining cotiza acciones en la Bolsa de Valores de Londres (LSE), ubicándose entre las 10 acciones más ganadoras en el cuarto trimestre del 2010. Ello le ha permitido levantar capitales usando los mecanismos de la más antigua bolsa de metales del mundo, lo cual exige cumplir con estándares internacionales.

Esta sería una clave del éxito que explica su expansión, que se sumaría a los bajos costos de producción, a la riqueza de la ley del mineral, al fomento de la capacitación permanente del capital humano, y a las vinculaciones con el poder político de turno con un bajo perfil. Así, por ejemplo la exposición mediática de Roque Benavides Ganoza difiere de la imagen de Eduardo Hochschild Beeck.

Por ello, el Presidente del directorio Eduardo Hochschild recomendaba a los empresarios a que inviertan en la bolsa. La experiencia de su compañía minera en Londres le ha permitido, por ejemplo, levantar recursos para financiar proyectos en Perú, México, Argentina, Chile y Canadá (…)

«Y es así cómo en solo seis años, Hochschild se ha convertido en la cuarta productora básica de plata a nivel mundial» (Declaraciones en CADE noviembre 2013)

Al mes de agosto del mismo año 2006, inicia sus actividades la empresa Minera Suyamarca, cuyas inversiones fueron financiadas con los excedentes generados por la unidad Arcata de la empresa minera Ares ubicada en Arequipa.

La Mra. Suyamarca tiene como yacimiento principal la mina Pallancata (ubicada en Ayacucho, pero cercana a Arcata a 160 Km), que fuera operado inicialmente por Minera Oro Vega S.A.C, filial de IMZ Corp. de EEUU. Pallancata comienza su producción en setiembre del 2007, y se ha convertido en la unidad más importante con volúmenes importantes de plata y oro.

En junio y agosto de 2007, el Grupo inició operaciones en San José (Argentina) y Minas Moris (México), respectivamente.
En el 2007 también comienza a adquirir intereses en la propiedad del proyecto Pacaupasa, que pertenecía a Southwestern Resources Corp. (SRC) e IMZ Corp.

Para el 2008 llega a concretarse un joint venture entre Hochschild, SRC e IMZ Corp. sobre Minas Pacaupasa SA, (proyecto Pacaupasa) hoy bajo el control de Hochschild a través de Minera Suyamarca SAC.
La otra clave del éxito del grupo Hochschild está en relación a los bajos costos de producción en especial del valor de la fuerza de trabajo que se expresa en los salarios miserables que perciben sus trabajadores obreros que no se condicen con su ubicación en la producción mundial de plata.

En tal sentido, como diría el economista inglés David Ricardo que también hizo fortuna utilizando los mecanismos de la bolsa de Londres hacia inicios del siglo XIX, existe una oposición fundamental entre las utilidades y los salarios, pues la tasa de ganancia será alta o baja en la medida que los salarios sean bajos o altos. En otras palabras, mientras el patrimonio del Grupo Hochschild se fortalece, es decir mientras las utilidades aumentan la situación de los trabajadores en especial las remuneraciones se deterioran y deprecian en términos relativos, es decir en relación a la riqueza creada.


De allí, la importancia la responsabilidad social con y hacia los trabajadores apostando por las ganancias compartidas, por las políticas del “gana gana”, donde los salarios deben tender a niveles internacionales, de acorde a la productividad, riesgo y rentabilidad de las operaciones mineras.



No hay comentarios: