miércoles, 12 de abril de 2017

¿QUÉ HACE ROQUE BENAVIDES EN SAN MARCOS?

CON LA MEDALLLA BRUNO MOLL

Escribe: Jorge Manco Zaconetti

Ustedes se preguntarán ¿Qué hace Roque en San Marcos? Una universidad estatal que días atrás ha estado en el ojo de la tormenta frente a la opinión pública, donde algunos periodistas de medios de comunicación interesados sin mayor conocimiento de causa, han calificado las acciones estudiantiles y de trabajadores como la toma de la ciudad universitaria en días pasados como prácticas de “aprendices de terroristas”.

Sin embargo, el último 7 de abril por primera vez en la historia de la facultad de Ciencias Económicas, el Presidente de la CONFIEP, Ing. Roque Benavides Ganoza estuvo presente como conferencista en la ceremonia central por el 142 aniversario de nuestra facultad, y además se le otorgó la medalla “Bruno Moll” en reconocimiento al éxito empresarial, y a la contribución económico social que realiza la Cía. Mra. Buenaventura SAA al país.

Nos reafirmamos en que la presencia del Ing. Roque Benavides en este claustro representa y expresa los nuevos vientos que recorren a San Marcos, donde los representantes del capital y de las empresas pueden y deben ser escuchados en un recinto donde la crítica y la autocrítica, el debate resulta la norma, pues forma parte de la esencia del ser sanmarquino.

Lamentablemente la presentación del actual presidente de la CONFIEP no tuvo mayor acogida en la prensa a pesar de la importancia de la visión empresarial sobre el Perú para el 2030, y como no podía ser de otra manera el evento contó con la masiva presencia de jóvenes estudiantes ávidos de saber y de una minoría opositora antiminera, que fue callada y arrinconada por la mayoría estudiantil.

En tal sentido, la presencia de Roque Benavides y el reconocimiento efectuado por el Centro de Responsabilidad Social y de Extensión Universitaria (CERSEU), con el apoyo del señor decano Dr. Guillermo Aznarán, no nos convierte en economistas  liberales ni mucho menos en amigos incondicionales de los grandes empresarios.

En verdad, se trata de convertir a la universidad y a nuestra facultad en un referente académico, de debate entre los actores económicos, líderes empresariales, académicos, científicos, sindicales, alcaldes, etc., que puedan contribuir al conocimiento del país, para su transformación y cambio, pues constituye un imperativo social superar el relativo estancamiento de nuestro país, y de la “trampa de ser un país de ingresos medios”.

Siempre he sostenido como profesor investigador de la facultad de Ciencias Económicas que la formación de nuestros jóvenes economistas debe nutrirse de la experiencia de los actores, de los protagonistas principales que interactúan en el mercado: capitalistas, trabajadores y Estado.

Por ello, siempre se debe recordar al viejo Carlos Marx que al margen de las características subjetivas de los representantes del capital, le interesaba reconocer como punto de partida que eran la “personificación del capital” como categoría económica, y sujeto por lo mismo a las leyes de la acumulación. De allí que encontrar capitalistas dadivosos y desinteresados sea una ilusión.

A pesar de ello, este punto de partida metodológico no impidió la fraternal amistad con Federico Engels, el otro padre del llamado “socialismo científico” que durante muchos años fue un próspero capitalista industrial textil en Inglaterra, que alimentó a Marx en el conocimiento sobre la técnica y realidad de las empresas, como que también ayudó económicamente a su gran amigo que vivía permanentemente falto de dinero.

PARA CONOCERTE MEJOR

Se debe reconocer la importancia de la visión de nuestros empresarios en la formación de nuestros economistas. ¿Qué piensan? ¿Cómo adoptan sus decisiones de inversión? ¿Cómo conciben al estado y qué demandan del mismo? ¿Cuáles son sus temores y horrores?

En verdad, serían múltiples las preguntas que debieran formularse a un representante del gran capital, que tiene intereses materiales en el país, como que es Presidente del Directorio de la Cía Minera Buenaventura S.A.A. con una participación superior al 43 ciento en la Minera Yanacocha, la principal empresa productora de oro y que detenta más del 20 por ciento del capital en la cuprífera Cerro Verde S.A.

Sirva como referente la comparación con otro grupo empresarial nacional como San Ignacio de Morococha (SIMSA) de un gran peruano como Jesús Arias Dávila, con Cía. Mra. Buenaventura cuyo hacedor fue el patriarca de la minería Ing. Alberto Benavides de la Quintana, que siendo miembro de las clases medias limeñas, y funcionario de la Cerro de Pasco Corporation, asumió riesgos para autonomizarse “empeñando hasta la camiseta” para hacer posible la experiencia de Mra. Buenaventura, hacia fines de los años cincuenta del siglo pasado.

De tal forma si en los años ochenta del siglo pasado SIMSA y Mra. Buenaventura eran pares en poder económico, ingresos, y capital, qué factores determinan que la primera tenga una tendencia hacia la decadencia económica mientras la segunda se fortalece, ubicándose entre las más importantes productoras de oro y plata en el mundo, pues según la fuente Raw Materials Data aparece en el ranking entre las quince mineras más importantes.

En tal sentido, me interrogo si tales experiencias no constituyen lecciones económicas que se deben difundir en los estudiantes de economía. Por ello, cabe preguntarse qué factores inducen a que algunas empresas mineras conformadas mayoritariamente por capitales nacionales que operan en el país coticen en la Bolsa de New York o Londres, y otras sencillamente no levanten capitales en los principales centros financieros, que exigen la mayor transparencia económica.

En la sociología económica de los años setenta y en el debate de la izquierda marxista, Roque Benavides sería un representante de la burguesía nacional y por tanto una expresión del capital de origen nativo que gracias a una unidad minera de Julcani en Huancavelica hoy se ha constituido en un importante grupo minero con presencia en más de diez departamentos, con proyectos mineros que capitalizan el país, generan empleo, con cuestionables prácticas ambientales que es deber del Estado regular.

Desde mi modesto punto de vista constituye todo un privilegio que un personaje como Roque Benavides pueda exponer su punto de vista en el Salón de Grados de la facultad de Economía. Entre los activos y pasivos que toda empresa y persona expresa, más serían los aspectos positivos, la contribución al país con todos sus problemas y pasivos.

Por ello y mucho más la Facultad de Ciencias Económicas le otorgó la medalla “Bruno Moll” como reconocimiento al éxito empresarial y a la contribución económica, social de Cía. Mra. Buenaventura S.A.A. al Perú.

En un futuro próximo, académicos, científicos y otros empresarios serán justamente reconocidos por nuestra universidad en esta alianza estratégica que debemos forjar entre la empresa privada y pública con el conocimiento, la investigación que se hace en la UNMSM.