viernes, 16 de septiembre de 2016

CHINA Y PERÚ EN LA MINERÍA MUNDIAL

ESCRIBE: JORGE MANCO ZACONETTI

La presencia del Presidente del Perú Pedro Pablo Kuczynski (PPK) en la China Popular, en su primer viaje oficial no es una casualidad histórica. Como hombre de negocios, consultor internacional, y político reconoce en dicho país a una de las pocas potencias económicas que tiene importantes excedentes económicos y financieros, es decir capitales públicos y privados, que podrían fertilizar, capitalizar la economía peruana, que necesita grandes inversiones para financiar la “revolución social” propuesta por nuestro octagenario presidente, que se expresan en las masivas inversiones en infraestructura, electrificación, agua potable para los más pobres, saneamiento etc.

China Popular no es solamente la segunda potencia económica mundial después de los Estados Unidos de Norteamérica si se mide por el valor anual de la producción de bienes y servicios (PIB), desplazando a las economías europeas, a Rusia, y al Japón que siempre apetecía las grandes riquezas chinas que justificaron la invasión física de la mitad del territorio durante los años treinta del siglo pasado y que terminó con la II Guerra Mundial, para definirse en el proceso de independencia política, económica y cultural con la dirección del llamado gran timonel o el último emperador Mao Tse Tung.

El gigante asiático está llamado a ser la primera potencia económica en el 2050 según la fuente británica especializada, The Economist Intelligence Unit, desplazando a los Estados Unidos, y la tercera potencia sería la India, seguida por indonesia, Japón, Alemania, Brasil y México. En ese contexto cabe preguntarse ¿Cuál será el rol y el lugar del Perú en el contexto mundial del 2050? ¿Seguiremos siendo exportadores de materias primas? ¿Tendremos los volúmenes suficientes de cobre, zinc, oro, plata, gas natural, harina de pescado para la exportación en el 2050? 

En verdad, en el largo plazo las mayores tasas de crecimiento económico, y las fortalezas industriales estarían en el Asia, y las tendencias así lo demuestran. En tal sentido, el Perú hasta cierto punto tiene un lugar privilegiado en la estrategia china de crecimiento y expansión mundial. Somos el único país de América Latina, donde la República Popular China tiene intereses económicos concretos, en sectores punta como la minería y energía, donde el país asiático dicho sea de paso es también un principal productor.

POSICIÓN DE LA CHINA EN LA MINERÍA MUNDIAL

Según el cuadro del “Ranking Mundial en la Producción de Concentrados para el 2015” China es un gran productor minero que ocupa el segundo lugar mundial en la producción de cobre con volúmenes de 1,6 de millón, léase un millón seiscientas mil toneladas de cobre, después de nuestro vecino del sur, Chile que lidera la producción mundial de cobre con 5,8 millones de toneladas, y el Perú ocuparía el tercer lugar, con una producción de 1,4 de millón de toneladas.

En el caso del cobre de la producción interna de China tiene presencia directa el estado, con una fuerte regulación de las empresas. En el mismo sentido, el estado chileno con su empresa Codelco (2,3 millones de TM) participa con un poco menos de la mitad producción de cobre, siendo el resto de responsabilidad de las empresas transnacionales.

En el caso peruano donde el estado no tiene presencia directa,  con la entrada en producción de los proyectos mineros de Toromocho (Chinalco) y Las Bambas de capitales estatales chinos (MMG), de Constancia (Canadá), de las ampliaciones de Cerro Verde, Tintaya Antapaccay (Glencore), y Southern Perú Copper (Grupo México) pasará a producir 2,4 de millones de toneladas de cobre, desplazando a la China Popular del segundo lugar en la producción mundial.

Sin embargo, una gran diferencia económica que explica el liderazgo mundial de la economía china está en relación al control del excedente económico, es decir de la riqueza de sus recursos naturales, que están articulados a la acelerada industrialización de su economía. Es decir, China explota sus recursos naturales, los industrializa internamente, para luego exportarlos como bienes de consumo, bienes intermedios y maquinaria ligera y pesada, desplazando a la competencia del mercado mundial por los menores precios de sus mercancías.

¡Ello marca una profunda diferencia con los países exportadores de materias primas de América Latina!

Es más, la China Popular asegura la dotación de recursos naturales en el largo plazo, y el abastecimiento de materias  primas en terceros países como el Perú con crecientes inversiones mineras (cobre, hierro especialmente) y  energéticas (lotes 58 y 57) colindantes en Camisea. 

Como resulta evidente en el cuadro de referencia China Popular para el 2015 es el segundo productor mundial de cobre, el primer productor mundial de oro con 450 toneladas y el Perú ocupa el quinto lugar con una producción local de 150 toneladas. En la producción mundial de concentrados de plata China ocupa el segundo lugar con 4,2 de millones de toneladas y el Perú el tercer lugar con 3,7 de millón en toneladas. Por último, en la producción de zinc, China ocupa el primer lugar con 5 millones de toneladas y el Perú el tercer lugar con 1,3 de millón de toneladas.

Por tanto China Popular no solamente es el principal mercado de las exportaciones sobre todo de las empresas mineras que operan en nuestro país (Mra. Antamina, Mra. Southern Perú, Mra. Cerro Verde entre otras) es también un importante productor minero a través de las empresas Shougang Hierro Perú en el distrito de Marcona, al sur de Lima con un objetivo de duplicar la producción para llegar a los 20 millones de toneladas de hierro anuales antes del 2020 con renovados conflictos sociales por la sobre explotación de la fuerza de trabajo.

En la cartera de inversiones de proyectos mineros la República Popular China tiene interés por invertir 19,189 millones de dólares la misma que representa el 33 por ciento del total de inversiones proyectadas por el Ministerio de Energía y Minas que sumarían los 58,346 millones de dólares según la cartera oficial.

En este monto debiera llamar la atención  la importancia de las inversiones adicionales de la Minera Chinalco (US $ 1,350 millones) responsable de las operaciones de Toromocho, donde dichos montos se sumarían a los más de 3,500 millones invertidos entre el 2011 y el 2015, en la sierra central  del Perú, en la provincia de Yauli departamento de Junín. 

En tal sentido, resultaría positiva la presencia de PPK en la China Popular con el objeto de interesar al estado chino en la participación en una posible subasta del Complejo Metalúrgico de La Oroya hasta hoy paralizado por problemas concursales; donde solamente terminar las inversiones del Circuito de Cobre para la captura del dióxido de azufre (SO2) de dichas operaciones significarían más de 800 millones de dólares,  según la presentación del ministro del sector ante el Congreso de la República.

El Complejo Minero Metalúrgico de La Oroya en proceso de liquidación concursal con una oxigenación temporal otorgada por ley promulgada en el Congreso de la República, requiere cuantiosas inversiones no solamente ambientales sino también tecnológicas y el principal activo que son sus trabajadores que tienen una gran experiencia en esta industria de valor agregado, se encuentran en el desamparo, el desempleo y la miseria por la falta de visión estratégica de nuestros gobernantes que privatizaron el complejo metalúrgico sin unidades mineras en décadas pasadas.

En tal sentido, sería deseable que la presencia de nuestro Presidente PPK logré interesar a los inversionistas chinos no solamente en el complejo de La Oroya sino también para acelerar las inversiones en el lote 58 cuyo titular es la empresa estatal china CNPC que tiene también una participación del 44 por ciento en el lote 57. Ello resulta importante para definir el futuro del gasoducto del sur andino en cuanto a la dotación de las reservas de gas que alimenten dicho ducto.

En tal sentido, no deja de ser una paradoja de la historia que sea un país como la China Popular que no es propiamente una economía de libre mercado, la que lidera el crecimiento de la economía mundial, con fuertes inversiones en nuestro país, interesado en proyectos mineros y energéticos, el que se haya convertido en el principal mercado e inversionista de la economía peruana. Por ello, con la presencia de PPK en dicho país se asegura su presencia en la APEC que reúne a los principales países de Asia/Pacífico que se realizará en noviembre próximo teniendo como sede el Perú.












No hay comentarios: