viernes, 10 de abril de 2015

MINAS BUENAVENTURA CON SAN MARCOS

POR UNA ALIANZA UNIVERSIDAD/ EMPRESA


ESCRIBE: JORGE MANCO ZACONETTI (Investigador UNMSM)

En el marco de las celebraciones por el 140º aniversario de la creación de la facultad de Ciencias Económicas de la UNMSM en el día central 7 de Abril, ante un lleno de autoridades, docentes y estudiantes en el Salón de Grados de nuestra facultad, se inauguró el año académico, con las palabras del señor decano.

La exposición magistral estuvo a cargo del Ing. Roque Benavides Ganoza, Presidente Ejecutivo de la Compañía de Minas Buenaventura S.A.A., una de las empresas mineras líderes a nivel mundial en la producción de oro y plata que genera empleo a más de 30 mil peruanos, con sus participaciones en otras empresas mineras, y que cotiza en la exigente Bolsa de New York.

No ha sido la primera vez que el Ing. Benavides visita los claustros sanmarquinos lo que pone en evidencia los renovados cambios que se están materializando en la vieja universidad donde existe el interés de escuchar a los representantes empresariales de los distintos sectores de la economía peruana.

Su interesante y polémica presentación ¿Qué Hacer para asegurar el Crecimiento Económico del Perú en los próximos años? constituye una visión de parte sobre los problemas y posibilidades que tiene nuestro país para superar los indicadores macroeconómicos que ubican al Perú como un país de ingresos medios detrás de Chile, Argentina, Brasil, Colombia, Venezuela.

En una exposición amena matizada de anécdotas personales de un empresario exitoso que como él mismo lo afirma tiene la preocupación de visitar las universidades privadas y públicas como San Marcos para comunicar a los jóvenes la importancia económica y social que tienen las actividades extractivas como la minería para nuestro país. Tarea urgente y necesaria ahora que existen cuestionamientos políticos a importantes proyectos mineros.

De otro lado la cálida recepción en la facultad de economía demuestra  el interés de dialogar, intercambiar información y experiencias tendiendo los puentes necesarios en el marco de un proyecto nacional de desarrollo, donde la academia y el empresariado moderno juntos asuman un rol central para alcanzar el círculo virtuoso del desarrollo.

Está demostrada por la experiencia europea y norteamericana la sinergia existente entre las universidades más prestigiosas y las grandes empresas que financian las investigaciones científicas en las ciencias naturales y sociales. Por el contrario, en nuestro país en particular San Marcos se desenvuelve realizando importantes investigaciones pero desconectada de las necesidades empresariales.

En América Latina Brasil, Chile y Cuba serían los países donde las universidades públicas tienen un rol relevante en el desarrollo de sus países el cual es estimado por su participación en las inversiones para la investigación en ciencia y tecnología en relación a su producto bruto interno en niveles que superan al resto de países de nuestro hemisferio.

En tal sentido, todas las empresas mineras realizan en la etapa de exploración la necesaria investigación para encontrar las necesarias reservas mineras que justifiquen las inversiones para transitar a las actividades de explotación. Se trata de monetizar los importantes recursos mineros y energéticos con el mayor valor de retorno para capitalizar el país.

En la presente coyuntura donde se manifiesta una interesada oposición ideológica a importantes proyectos mineros como Tía María, Minas Conga, Michiquillay, La Granja y otros es necesario resaltar que de un total territorial de 128 millones de hectáreas, las diferentes fases de la actividad minera como la exploración, explotación, cateo y prospección, construcción, cierre  y plantas de beneficio ocupan apenas el 1.23 por ciento del total, tal como se expone en el cuadro respectivo.

Como lo mencionó en su exposición todas las empresas mineras que operan en el país hacen exploraciones que en su esencia constituyen investigaciones y las investigaciones constituyen el ser de la universidad, cuyo sentido es la búsqueda y la difusión del conocimiento científico.

En tal contexto existiría un punto de encuentro e interés mutuo por fortalecer entre la universidad y la empresa que debiera aprovecharse para beneficio mutuo, donde los centros académicos con potenciados laboratorios de física y química podrían prestar servicios a las empresas en especial a las medianas y pequeñas empresas mineras. Las facultades de ingeniería electrónica podrían construir los diversos programas informáticos que demanden las empresas etc.

No solamente se trata de formar cuadros profesionales como geólogos, ingenieros de minas entre otros, que tienen cierta cotización en el mercado, se trata de articular los intereses de las empresas con la universidad pública en el mediano y largo plazo.

El empresariado moderno en nuestro país debe reconocer que la universidad pública tiene un rol central en el desarrollo económico de nuestros países, por ello resulta positivo reconocer la necesidad de convertir a la universidad de San Marcos en un foro y faro, donde las diversas ideologías expresen su pensamiento en libertad pues como diría el viejo Mao Tse Tung: “Que florezcan cien flores que nazcan cien escuelas”

En particular llamó la atención el énfasis de la afirmación entre la minería y el agua, cuando señaló los millones de metros cúbicos de agua que se pierden en la mar, sea en la vertiente oriental como en la del Océano Pacífico, poniendo de manifiesto que nuestro problema no es la falta de agua sino su preservación, y la calidad de la misma por la ausencia de infraestructura en nuestro país, en especial en el tratamiento de las aguas servidas y de inversiones en el saneamiento.

Por ello, señalaba que “la minería debe sembrar agua” a través de la construcción masiva de represas en los pisos alto andinos,  que puedan guardan el recurso hídrico en los tiempos de lluvias para el servicio de la agricultura y ganadería en las épocas de sequía. Ello es posible en una alianza estratégica entre el estado central, regional, local y las empresas mineras, donde un mecanismo posible de financiamiento es el denominado proceso de  “obras por impuestos” y las inversiones por concepto de responsabilidad social empresarial.

En particular en su disertación llamó la atención las diferencias existentes entre Chile y Perú no solamente en el ámbito minero donde el vecino ocupa el primer lugar en la producción mundial de cobre con niveles superiores a los 5 millones de toneladas anuales donde la  estatal Corporación Chilena del Cobre (Codelco) ocupa el liderazgo en la producción del metal rojo, a pesar que nuestro país tiene un potencial superior que debiera ser capitalizado con responsabilidad social y ambiental.

En ese sentido, resaltaron las diferencias en la institucionalidad y estabilidad política que nuestro vecino del sur tiene en relación al Perú, lo cual lo convierte en un foco superior de atracción de la inversión minera en relación a nuestro país. Si bien aquí los costos de producción pudieran ser menores los capitales se van para Chile como dice la canción.

Por último, los asistentes tomaron nota de la importancia  del sector minero en la economía del país. Con la estimación del PBI a los precios del 2007 la participación del 14.4 por ciento resulta relevante en una actividad que se desenvuelve en 15 regiones del país.

En términos de  Marx con sus esquemas de reproducción ampliada la minería sería algo así como el sector I de la economía peruana que genera el 57 por ciento de las divisas que requiere el país a través de las exportaciones, divisas con las cuales se compran alimentos, maquinaria, bienes e insumos.

Es decir, la actividad minera es fundamental para la producción y reproducción de la economía peruana con todos sus problemas, pues es algo así como la “vaca lechera” por los ingresos directos e indirectos que se derivan. De allí, la necesidad de promover las inversiones con responsabilidad y al mismo tiempo el fomento de una mayor relación entre la universidad pública y las empresas privadas.




No hay comentarios: