lunes, 6 de septiembre de 2010

PERÚ: POR UN CANON HIDROCARBURÍFERO

POR UNA MAYOR MONETIZACIÓN DEL GAS NATURAL

En la última presentación del ministro de energía y minas en la comisión del sector en el Congreso de la República el pasado 01 de setiembre, llamaron la atención los importantes montos percibidos por concepto de canon gasífero para el departamento del Cusco, especialmente los percibidos por la provincia de La Convención y el distrito de Echarate donde yacen los lotes 88 y 56 operados por la empresa argentina Pluspetrol Perú Corporation (PPC) que detenta el 2.20% de las acciones del Consorcio Camisea. Con la renegociación de las regalías de exportación el canon gasífero debiera incrementarse.

Desde el inicio de las operaciones comerciales los gobiernos locales y el gobierno regional del Cusco han percibido significativos montos por concepto de canon gasífero. Así, entre agosto del 2004 y julio del 2010, el gobierno regional del Cusco ha percibido 875 millones de nuevos soles y los gobiernos locales 2,668 millones. En total estos montos suman los 3,543 millones de nuevos soles de los cuales el 10% le han correspondido al municipio distrital de Echarate (354 millones de nuevos soles); recursos que debieran servir para el desarrollo de ventajas competitivas, la inversión en capital humano (educación), en la lucha contra la pobreza e inversión en capital físico.

En tal sentido las recientes protestas sociales en la capital departamental y en la provincia de La Convención centradas contra la exportación del gas natural proveniente del lote 56 (Pagoreni) debieran ser explicadas por variables políticas ligadas a la defensa de la soberanía de los recursos naturales, al calentamiento de la coyuntura electoral, la necesidad de liderazgos regionales más un supuesto desabastecimiento interno de un hidrocarburo como el gas natural, que hasta antes de junio del 2010 en volúmenes superiores a los 600 millones de pies cúbicos diarios se han estado reinyectando. Como debiera ser evidente el gas reinyectado no abona regalías.

Si se tiene presente que casi el 88% por ciento del valor de la producción y de las regalías obtenidas de los lotes 88 y 56 tienen su explicación por la explotación de los líquidos de gas natural y solamente un 12% por ciento proviene de la explotación del gas natural, resulta contradictorio entender la fuerte oposición a la exportación del gas licuefactado, de un recurso que antes se reinyectaba.

Es más, según la presentación del ministro Ing. Pedro Sánchez el mercado interno tiene asegurada reservas suficientes en los lotes 88, 56, 57 y 58, al margen de importantes volúmenes gasíferos que se debieran monetizar en la cuenca de Talara. Aunque parezca paradójico afirmarlo, estamos experimentando la “revolución del gas natural” de allí la preocupación sobre el destino y las condiciones de exportación de un hidrocarburo que está cambiando la matriz energética, y la distribución de los recursos regionales.

A MÁS CANON MAYORES CONFLICTOS

Evidentemente de renegociarse los precios de exportación y las regalías del gas exportado para que en ningún caso sean menores al promedio de las regalías pagadas en el mercado interno, no solamente aumentará el canon gasífero para el Cusco sino también el Fondo de Desarrollo Económico (FOCAM) para Ayacucho, Huancavelica, Ica, Región Lima, Ucayali y se incrementará el Fondo de Modernización para las Fuerzas Armadas del Perú.

Lo percibido por canon gasífero en el Cusco supera los montos transferidos por canon minero en Cajamarca y Ancash en el 2009, y de lejos las transferencias que perciben los departamentos de Piura, Loreto, Tumbes y Ucayali por el llamado canon y sobrecanon petrolero. En tal sentido, el cuadro “Distribución Anual de las Regalías gracias a la Explotación de Camisea” 2006 a julio 2010 demuestra la importancia de la explotación de los recursos naturales y la necesidad de mejorar las condiciones de su explotación en razón del carácter no renovable de los hidrocarburos (gas y líquidos de gas natural).

Se entiende que la determinación del canon gasífero está en función del 50% de las regalías abonadas por la producción fiscalizada, y el 50% del impuesto a la renta pagado por Pluspetrol Perú Corporation (PPC) en representación del Consorcio Camisea. Si se tiene presente que desde setiembre del 2008 se extraen los líquidos de gas natural del lote 56, y que el inicio comercial del lote 88 data de agosto del 2004, el impuesto a la renta pagado a partir del 2006 nos demuestra la recuperación de la inversión efectuado por el Consorcio Camisea, gracias al crecimiento de la demanda interna.

Lo significativo del cuadro es el aumento sistemático del canon gasífero por concepto de regalías para el Cusco que de 399 millones de nuevos soles en el 2006, representa 712 millones en el 2009 y a julio del presente año significa más de 607 millones de nuevos soles. Es más, a pesar de la fuerte disminución de los precios de los líquidos de gas natural en el 2008 que tienen un comportamiento cíclico similar al petróleo crudo, el canon gasífero se incrementó gracias a los mayores volúmenes de líquidos provenientes del lote 56.

Para decirlo claramente hasta ahora el negocio en Camisea ha sido la explotación de los líquidos y recién con la exportación del gas natural licuefectado se pretende ampliar los mercados para incentivar la inversión exploratoria y confirmar mayores reservas.

Con la mayor monetización de las reservas del gas natural, en cuanto precios y regalías del lote 56 debiera ser mayor el canon gasífero para el Cusco, mayores los ingresos del Fondo de Desarrollo de Camisea (FOCAM) que se distribuyen en función al recorrido y extensión de los ductos de Camisea hacia Pisco y Lurín. Como se puede verificar los departamentos perceptores del FOCAM han experimentado un incremento significativo pasando de 103 millones de nuevos soles en el 2006 para alcanzar los 184 millones de nuevos soles en el 2009 y 157 millones a julio del 2010.

Un comentario aparte constituyen los recursos transferidos para nuestras fuerzas armadas y policiales que tienen una participación sobre las regalías pagadas por la explotación de los líquidos y gas natural de los lotes 88 y 56. Por definición legal los montos transferidos por las regalías se distribuyen proporcionalmente entre la marina, aviación, ejército y fuerzas policiales, con la finalidad de modernizar el equipamiento militar, no se pueden ejecutar en gastos corrientes.

Lamentablemente estos recursos escasos no tienen la importancia que otorga el Estado chileno a sus fuerzas armadas con la famosa ley reservada del cobre donde se destina el 10% de los ingresos de exportación de la empresa Corporación del Cobre (Codelco) la primera empresa cuprífera a nivel mundial, que en promedio supera los 1,200 millones de dólares por año gracias a los altos precios del cobre.

LO BARATO CUESTA CARO

Un dicho popular afirma que “lo barato cuesta caro”. Esto lamentablemente es cierto en el caso del gas natural con precio regulado del lote 88, pues no solamente se desperdicia en la generación eléctrica a ciclo simple con un factor de eficiencia del 35% a lo mucho. Si a ello se agrega la grave “distorsión de los precios relativos” con otras fuentes energéticas, donde se desincentiva la inversión en plantas de generación hidroeléctrica, pues más barato resulta “enchufarse” con una planta térmica a gas con ciclo simple.

Después de todo, empresas eléctricas como Edegel, Kallpa, o Enersur tienen sus voceros autorizados para defender los precios bajos, regulados y subvaluados en el gas natural que tienen como efecto colateral una menor regalía. Así, se impone un sinceramiento del precio del gas natural del lote 88 pues no resulta razonable un precio extremadamente bajo para favorecer a un pequeño grupo de empresas industriales como Aceros Arequipa, Cementos Lima, Sudamericana de Fibras o empresas eléctricas que podrían pagar un precio superior por millón de BTU y seguir siendo competitivos. Con un precio sincerado, el fisco tendría mayores recursos para financiar no solamente el canon gasífero, el FOCAM y el fondo de las fuerzas armadas, sino también serían mayores los remanentes para el Tesoro Público.

Como se expone en el cuadro el Tesoro Público luego de las distintas distribuciones de ley retiene un remanente que significó 122 millones de nuevos soles en el 2006, más de 217 millones de nuevos soles en el 2009 y para julio del presente superaba los 185 millones de nuevos soles. Ello permite atender las necesidades fiscales en otros departamentos y a una mayor monetización del gas natural superiores serán los remanentes para el fisco.

Por tanto de renegociarse los precios y las regalías de exportación del gas licuefectado, más el sinceramiento del precio del gas natural del lote 88, las regalías provenientes de los lotes 88 y 56 serían superiores a las vigentes. Es decir, a mejores precios del gas natural de exportación y para el mercado interno, mayores serán los ingresos regionales, el fondo de las fuerzas armadas y los remanentes fiscales.

De allí, la necesidad de analizar la conveniencia de cambiar la determinación del canon petrolero en los contratos de licencia o servicios que tiene firmado PerúPetro con las empresas. Si el canon petrolero en lugar de ser el 10% del valor de la producción fuese el 50% de las regalías pagadas más el 50% del impuesto a la renta realmente abonado por las empresas, estamos seguros que los ingresos para Piura, Loreto, Ucayali se incrementarían para satisfacción de los gobiernos locales y regionales.

No hay comentarios: