sábado, 8 de abril de 2017

Discurso de Orden a los Graduados de la Promoción 2016 II “Amartya Sen”

8 de Abril 2017

Señores graduandos

Promoción 2016 II “Amartya Sen”




Constituye todo un honor haber sido designado uno de los padrinos conjuntamente con el Dr. Guillermo Aznarán Castillo de la promoción que ha tenido el acierto de elegir como nombre a un galardonado premio nobel de economía 1998 al investigador Amartya Sen.

Como ustedes bien saben Amartya Sen es uno de los más importantes economistas del siglo XX, cuya preocupación sobre el desarrollo y la pobreza, donde la libertad económica y política, la libre competencia en los mercados conjuntamente con sólidas instituciones constituyen un presupuesto y una consecuencia para alcanzar el círculo virtuoso del desarrollo económico y social.

Es más, su obra gracias a la experiencia laboral en el Banco Mundial estimuló   la investigación sobre los Índices de Desarrollo Humano (IDH) para poder superar la visión economicista del desarrollo entre los países, superando las limitaciones del  nivel del PBI y del ingreso percápita. Donde sea dicho de paso el Perú ocupa un modesto puesto 87 para el 2015 cuando para el 2012 el lugar ocupado era el Nº 76 a pesar de la importantes dotación de recursos naturales, minero/energéticos, humanos y culturales.

Por ello, como economista formado en las aulas sanmarquinas, trataré de ser breve enfatizando  la forja de la identidad del economista sanmarquino y en los desafíos de ser economista en el Perú del siglo XXI.

Para empezar ustedes deben saber que cuando postularon en el examen de admisión a la universidad según las estadísticas de cada siete postulantes solamente uno ingresó a la facultad de ciencias económicas. Cierto es que en otras facultades como Medicina la relación postulante/ingresante es mucho más alta.

Por ello, siempre he señalado que en la facultad el activo más valioso son ustedes los estudiantes, que con sus inquietudes, preocupaciones, aspiraciones y frustraciones constituyen la razón de ser de la facultad.

Ello de por si nos dice del gran potencial humano que tiene la universidad de San Marcos, la universidad más antigua de América que por su antigüedad es más vieja que la misma república, pues fue fundada en 1552.

En el mismo sentido la facultad de Ciencias Económicas tiene como antecedente más lejano la creación de la facultad de Ciencias Políticas y Administrativas en abril de 1875 como una escisión de la vieja facultad de Derecho.

Hago estas estas referencias históricas para plantear el problema de la formación de los economistas, el mercado de trabajo y las posibilidades de empleo, y ¿qué podría recomendar un viejo profesor a sus ahijados, muchos de los cuales han sido mis estudiantes para mal o para bien?

Esta es un listado incompleto, pero mi experiencia que las condiciones están en relación a:

1.    Fomentar un espíritu de Superación, ello significa tener ambición, “ganas de ser”, aspirar al éxito, no ser conformista. El camino del éxito es duro y está pleno de fracasos. Por tanto como profesionales, intelectuales deben estudiar siempre.  Desde el punto de vista académico seguir Diplomados, Maestrías, Doctorados., pero siempre estudiar nunca perder de vista a la curiosidad, la intuición  que es parte importante de las investigaciones. Todo ello con espíritu crítico.

Salir al exterior, aspirar a las mejores universidades. Algo está cambiando en UNMSM. Por lo menos en estos casi 50 años que soy testigo de excepción en San Marcos como alumno y profesor en la Facultad de Ciencias Económicas, es la primera  vez que los mejores estudiantes de cada facultad realizan un stage, una pasantía en la universidad de Harvard, una de las más prestigiosas a nivel mundial. Esto es algo inédito, y es un mérito de la gestión del señor Rector  Dr. Orestes Cachay.

Como afirma el profesor Carlos Aquino que ha convertido al grupo Asia en un referente académico, muchas becas se pierden por falta del dominio del inglés. Esta debilidad tiene que ser superada para ser un “ciudadano del mundo” Por ello aquí tienen una oportunidad para estudiar en Japón, Corea del Sur, China Popular, y otros países como Australia, Canadá que ofrecen becas integrales. En tal sentido, hay que aprovechar las oportunidades que nos ofrece el sistema.


2.   Hay que tener una mente abierta. La Ciencia Económica es una ciencia social por excelencia relativamente joven pues nace con el capitalismo y la generalización de los mercados, donde las relaciones sociales y de distribución se expresan por y para el mercado, a través de los precios.

Por ello como jóvenes economistas deben entender que la verdad, la esencia de las cosas no está en los libros ni en los modelos por más sofisticados que estos sean.

Me explico. Fueron muy pocos los economistas que tuvieron el coraje intelectual de pronosticar la crisis financiera del 2008, pues la mayoría de economistas asumía que con la liberalización de los mercados, la reducción del rol del estado, el desmoronamiento de la URSS, el capitalismo como sistema de producción era ajeno a las crisis generales, de sobreproducción como las que golpearon a la economía mundial en 1929.

En tal sentido, es bueno recordar lo que recomendaba Keynes que para ser un buen economista hay que ser un buen teórico lo cual significa haber bebido de los clásicos. Ser también matemático, historiador, sociólogo y periodista, pues como ciencia social, la economía la hacen los hombres y mujeres como consumidores, empresas de todo tipo, estado, trabajadores  a través del mercado y los precios.

Tener mente abierta significa ser anti dogmático, no ser sectario, ni fundamentalista. En tal sentido, solamente por la investigación objetiva, que aspira a ser ciencia con todas sus limitaciones podemos conocer, aprehender la esencia de las relaciones económicas y por tanto hacer buenos pronósticos.

3.    Uno debe siempre contrastar la teoría y la realidad, pues la economía en una ciencia paradigmática. Así, en el comercio internacional un 85 por ciento de nuestras exportaciones están conformadas por materias primas, principalmente recursos mineros, pesqueros, hidrocarburos como el gas natural, donde el principal mercado es la China Popular un país que está destinado a sustituir a los Estados Unidos en el liderazgo mundial. En tal sentido, cuántos de nosotros estamos especializados en economías asiáticas, o en el conocimiento de la economía China, en cuanto a sus decisiones de inversión, consumo y grandes agregados.

El Perú ha firmado más de 22 tratados de libre comercio con los principales economías del mundo, y está demostrado que el grueso del comercio internacional se desenvuelve entre las empresas matrices y las filiales en una proporción cercana al 70 por ciento. De allí el interés de estudiar los mercados monopólicos y oligopólicos, y las posiciones dominantes, ello que la teoría económica denomina “mercados imperfectos”.

El economista sanmarquino debe estar ligado a la realidad concreta como analista, asesor, gerente, investigador, consultor. El manejo de información otorga poder, el poder del conocimiento que debe ser usado por los economistas. Por tanto el economista debe tener conocimiento de las fuentes que producen la información, donde se sistematiza el hecho económico, y aprender a “cocinar”, sistematizar  e interpretar dicha información.

4.   La riqueza y los recursos están en las provincias. Sea por el canon, sobrecanon y regalías, mineras, petroleras, gasíferas, pesqueras, hidroeléctricas los recursos son transferidos a los gobiernos locales y regionales, donde lamentablemente no han sido correctamente ejecutados, y en muchos casos se han gastado con altas dosis de corrupción.

En tal sentido los economistas sanmarquinos deben especializarse en la formulación, evaluación y seguimiento de los proyectos de inversión sociales y privados, pues resulta un imperativo categórico para los economistas el fomento de la inversión para asegurar el crecimiento económico en razón de su efecto multiplicador y acelerador.

5.    Nunca se debe perder la identidad de ser Sanmarquino. Ello significa estar identificado con la defensa del interés público, de los consumidores, de los gobiernos locales y regionales. Por tradición San Marcos y nuestra facultad se ha caracterizado en la defensa del patrimonio y soberanía nacional sobre los recursos naturales.

Así mismo el Perú, es un país milenario como la China, India, donde tenemos una riqueza y diversidad cultural que sirve a terceros en menoscabo del estado y de las mayorías nacionales. Por ello, el economista sanmarquino debe destacarse por el espíritu crítico, con una sólida formación, en la defensa del interés público.
        
En tal sentido, siempre recomiendo que no pierdan la ligazón con el alma mater, ni con los compañeros de la promoción, de los amigos que han compartido 5 o más años de estudios, pues esta amistad es la más sólida, en un mundo de competencia dura, donde la selección y respeto de los méritos profesionales en la administración pública  es todavía una aspiración.
        
De allí que de todo corazón y como viejo maestro y padrino de la promoción les deseo la mejor de las suertes y como dijera Jorge Chávez en su agonía después de atravesar los Alpes, vayan: ¡Arriba, siempre Arriba!


Muchas Gracias


No hay comentarios: