viernes, 3 de octubre de 2014

PETROPERÚ Y LA SOBERANÍA ENERGÉTICA

ESCRIBE: JORGE MANCO ZACONETTI (Investigador UNMSM)

El miércoles 1 de octubre en las instalaciones del Colegio de Economistas de Lima, con la presencia del señor decano Dr. Rasilla Rovegno y las autoridades de su consejo directivo tuve la oportunidad de disertar sobre la importancia y el rol de “PetroPerú y la Soberanía Energética” en un mundo cada vez más globalizado, y en permanente conflicto tanto en el Medio Oriente y en fundamentalismo islámico, en las ex repúblicas de la URSS (Ucrania, Georgia, Bielorusia, etc.), donde la problemática energética tiene una importancia estratégica.

Por ello no resulta una casualidad histórica que más del 76 por ciento de la producción y de las reservas de hidrocarburos a nivel mundial estén bajo responsabilidad de empresas estatales por razones de seguridad energética. Es decir, ¡Por razones de Estado!

Una revisión somera de los países de esta parte de América del Sur nos expone la importancia estratégica de la energía en la producción y reproducción material y en la viabilidad económica y política de los países.

Chile un país crónicamente dependiente de las importaciones de  hidrocarburos pues su mercado demanda en promedio 300 mil barriles diarios de petróleo, y su empresa petrolera ENAP apenas produce no más del 10 por ciento de dichos volúmenes a través de la producción doméstica y por sus operaciones en Ecuador, Colombia y África, pues tiene como objetivo nacional la seguridad energética.

Colombia con su petrolera estatal Ecopetrol, la petrolera con mayor valor de capitalización bursátil tiene una producción superior a los 700 mil barriles diarios, en una combinación o asociación con capitales privados que explica una agresiva campaña exploratoria que asegura un perforación exploratoria que le permite inversiones en ochenta o más pozos por año.

El vecino del norte Ecuador tiene a su petrolera estatal Petroecuador que opera de manera integrada con una producción superior a los 400 mil barriles diarios con una refinería modernizada como la de Esmeraldas que le permite obtener los excedentes económicos y la lucha contra la pobreza al gobierno del presidente Correa.

Todo ello sin mencionar la realidad de la gigante Petrobras del Brasil, PDVSA de Venezuela y PEMEX de México que se constituyen en fuentes de acumulación interna, generación de riqueza y ahorro para los estados mencionados.

Desgraciadamente en nuestro país la clase política desde 1992 a la fecha asume que la seguridad energética está supeditada a los intereses de las empresas privadas que tienen como objetivo fundamental la maximización de las ganancias. Es decir, las políticas de libre mercado debieran resolver y satisfacer el abastecimiento seguro, oportuno a precios de mercado.

Es más, en caso de un conflicto bélico, un desastre natural o emergencia nacional, se tendría que comprar el petróleo crudo, el gas natural o líquidos abonando precios internacionales, tal como lo señala la aún vigente ley de hidrocarburos. El artículo 43º señala que: “En caso de emergencia nacional declarada por ley, en virtud de la cual el Estado deba adquirir Hidrocarburos de los productores locales, ésta se efectuará a precios internacionales de acuerdo a mecanismos de valorización y de pago que se establecerán en cada Contrato

En tal sentido, los países con viabilidad histórica deben contar con empresas petroleras estatales, eficientes, integradas es decir que operen en todas las fases de la actividad petrolera, tales como la explotación, transporte, refinación, comercialización mayorista y minorista.

Lamentablemente no es el caso de PetroPerú que está limitada a las actividades de refinación, transporte y comercialización mayorista, con una discriminación en el mercado por su naturaleza de empresa pública. Es más, tiene que asumir y cargar a sus costos una serie de “partidas inusuales”, “cargas extraordinarias” que no asume ninguna otra empresa del sector.

Sirva el caso de la necesidad de abastecimiento de combustibles en la Amazonía que no resulta atractivo ni rentable para ninguna empresa privada. Así, PetroPerú para abastecer la demanda de combustibles en la selva tiene que vender los derivados sin recuperar el impuesto general a las ventas (IGV 18%) ni siquiera como crédito fiscal como es usual en materia tributaria, y como lo practican las empresas mineras en la recuperación del IGV por sus exportaciones.

Como se debe recordar la venta de los derivados del petróleo en la Amazonía (Loreto, Ucayali, Madre de Dios etc. ) está exonerada de los impuestos como el rodaje, selectivo al consumo y del IGV. Sin embargo, PetroPerú para poder cubrir la demanda regional tiene que asumir en las compras de crudo que realizan sus refinerías de Iquitos, y El Milagro (Bagua), el IGV correspondiente sin poder recuperarlo.

Es decir, compra el principal insumo, el crudo con IGV y vende los combustibles en la Amazonía sin IGV lo cual significa un promedio anual de 224 millones de nuevos soles en promedio que se dejan de percibir. Con el agravante que una política deliberada del Ministerio de Economía y Finanzas en su contra no le permite usar dichos montos ni siquiera como crédito fiscal, es decir que le permitan ser deducibles del impuesto a la renta por pagar, lo cual constituye una discriminación tributaria por su naturaleza de empresa pública.

Solamente una empresa integrada, es decir con lotes de explotación propios, con buques de transportes de combustibles que sirvan de reserva naval en caso de una emergencia nacional, con grifos propios en los principales mercados regionales incluyendo Lima, podrá asegurar la soberanía y la autonomía energética.

Por ello, debiera saludarse la asociación de PetroPerú con la petrolera de capitales argentinos GeoPark para la explotación de las reservas probadas del lote 64, donde la privada asumirá la mayor participación y será la responsable de las operaciones de exploración y explotación en el marco de la legislación vigente.

Por último, por el interés público, la transparencia que debiera existir con la información y en especial en mi condición de profesor investigador de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNMSM, y Director de Extensión Universitaria y Proyección Social de dicha facultad la exposición completa de la problemática “PetroPerú y la Soberanía Nacional” se podrá acceder en mi blog: http://kuraka.blogspot.com/

No hay comentarios: