sábado, 12 de julio de 2014

EL CANON MINERO SE CAE EN S/ 886 MILLONES

ZARPAZO CONTRA LAS REGIONES

ESCRIBE: JORGE MANCO ZACONETTI (Investigador UNMSM)

Aprovechando las múltiples denuncias sobre el mal uso de los recursos del canon minero, resaltando en la gran prensa los indicios razonables de corrupción por parte de altos funcionarios públicos en algunos gobiernos regionales y locales, destacando la falta de transparencia en el uso de los recursos del canon que se distribuye anualmente, el gobierno del Presidente Ollanta Humala ha recortado en más de 886 millones de nuevos soles el canon minero para el período julio 2014 / junio 2015, en relación al distribuido en el 2013.

El recorte del canon minero equivale a una disminución promedio del 23.22 por ciento, pasando de los 3,817 millones de nuevos soles a 2,930 millones para el período julio 2014 a junio del 2015, canon que tiene como base el impuesto a la renta abonado por las empresas mineras en el ejercicio fiscal 2013, el mismo que se regulariza en el pago en el mes de abril de cada año.

Ello significa un fuerte recorte al financiamiento de los diversos proyectos de inversión en las regiones, provocando un grave malestar en la población rural y urbana en los departamentos mineros lo cual podría estimular mayores conflictos sociales, los mismos que se agudizarán en vísperas de las próximas elecciones regionales.

Si se tiene presente que el canon minero constituye la más importante transferencia que perciben los gobiernos locales y regionales por la explotación de los recursos mineros no renovables, debiera ser evidente la gravedad del problema que se encubre y minimiza ante los escándalos de corrupción, detenciones, acusaciones de la fiscalía, donde el gobierno regional de Ancash bajo responsabilidad del señor César Álvarez hasta no hace mucho tiempo era el engreído del gobierno, se constituye en la expresión más perversa y negativa sobre sobre el uso de tan importante recurso.

El canon minero distribuido para el período julio 2014 hasta junio 2015 ha sumado los 2,931 millones de nuevos soles, que resulta inferior al canon del 2013 donde se alcanzaron los 3,817 millones, y mucho menor a las cifras distribuidas en el 2012 que llegaron al pico de los 5,124 millones de nuevos soles, como se podrá observar en el cuadro respectivo “Canon Minero en Nuevos Soles”.

Es decir, el canon minero viene disminuyendo en picada a tal punto que los montos distribuidos para el 2014 (S/ 2,930 millones) resultan incluso menores a los distribuidos en el 2009 y en el 2010 que fueron los años afectados por la crisis financiera mundial que se desató en setiembre del 2008. En esos años las transferencias llegaron a cifras equivalentes a los 3,434  y 3,089 millones de nuevos soles respectivamente, a pesar del derrumbe de los precios del cobre en dichos años, mientras el precio del oro siguió trepando.

¿POR QUÉ SE CAE?

Esta sensible disminución del canon minero que afecta seriamente las aspiraciones al desarrollo y bienestar en las regiones mineras requiere una explicación que sobrepasa las justificaciones oficiales e interesadas del gobierno, del lobista ministro de energía y minas, y de la Sociedad Nacional de Minería, Energía y Petróleo.

En principio hemos afirmado sobre el “recorte del canon minero” puesto en práctica por el gobierno del presidente Humala a partir del nuevo marco tributario minero aplicado desde octubre del 2011 vigente a la fecha, el cual significó un cambio sustancial en la determinación de la nueva regalía minera, con el establecimiento del gravamen extraordinario para las empresas con contratos de estabilidad tributario y el impuesto minero extraordinario aplicado a las empresas mineras sin convenios de estabilidad tributaria.

En tal sentido, las nuevas regalías mineras, el gravamen y el impuesto extraordinario que sustituyeron al ansiado “impuesto a las sobreganancias mineras” de la campaña electoral en la plataforma electoral del nacionalismo en el 2010, en razón de su consideración de gasto tributario deducible significa una menor recaudación del impuesto a la renta del sector minero, pues disminuye la utilidad imponible para las empresas.

Sin embargo, el abono trimestral del gravamen minero y del impuesto extraordinario minero constituyen recursos que centraliza el ministerio de economía y finanzas (MEF), donde el poderoso Luis Castilla hace y deshace, enajenando y disminuyendo en última instancia las transferencias por concepto de canon minero para las regiones y gobiernos locales.

Ello ha significado que durante el 2013 los gobiernos regionales y locales dejen de percibir 1,383 millones de nuevos soles por concepto de gravamen y el impuesto extraordinario recaudado en el 2012. En el 2014 por tales conceptos le han enajenado a los departamentos mineros la cifra de 1,146 millones de nuevos soles cobrados en el 2013, los cuales se desdoblan en 337 millones por el impuesto extraordinario y 809 millones por concepto del gravamen especial a la minería.

Por tanto las transferencias para los departamentos mineros han debido ser por ejemplo para el 2013 de 3,817 millones de nuevos soles más los 1,383 millones sustraídos a las regiones mineras por concepto de gravamen e impuesto extraordinario minero abonados por el ejercicio 2012. Ello sumaría los 5,200 millones de nuevos soles que debieron ser transferidos a los gobiernos regionales y locales al margen de los problemas en relación a la ejecución y uso del canon minero.

En el mismo sentido, para el 2014 en el período julio 2014 a junio del 2015 lo que el gobierno ha debido transferir a las regiones mineras son los montos de 2,930 millones por concepto de canon minero más los 1,146 millones de nuevos soles captados por el fisco en razón del gravamen y del impuesto extraordinario aplicado y pagado por las empresas por ejercicio 2013.

Ello hubiese significado distribuir aproximadamente 4,976 millones de nuevos soles y no los mezquinos 2,930 millones por concepto de canon, lo cual constituye un atentado para el desarrollo de los gobiernos locales y regionales.

LAS REGIONES PERJUDICADAS

Si se trata de cifras absolutas el canon minero distribuido para Ancash para el período julio 2014/junio 2015 significa una “mochada” de 272 millones de nuevos soles, lo que significa una disminución del 27.08 por ciento, a pesar que los precios promedio del zinc en el 2013 en relación al 2012 apenas se redujeron en un 1.85 por ciento y del cobre variaron negativamente en un 7.8 por ciento.

Este recorte, enajenación, sustracción, como quiera llamarse, del canon minero para los gobiernos locales, regional y universidad pública de Ancash no debe justificarse con el mal uso y la red criminal que se estableció en dicho departamento con licitaciones no transparentes, sobrecostos, malversaciones, etc, de los recursos del canon, en razón que constituye una responsabilidad compartida con el MEF, la Sunat, la Contraloría y otros organismos del estado.

El segundo departamento que percibe los menores montos absolutos es La Libertad que percibe 187 millones de nuevos soles menos en relación al canon minero del 2013, lo cual constituye una variación negativa del 34.31 por ciento como se puede observar en el cuadro respectivo.

Si se tiene presente que en dicho departamento operan importantes empresas auríferas como Barrick Misquichilca con la unidad de Lagunas Norte, además de empresas medianas como Horizonte, Poderosa, Retama, San Simón, Santa Rosa y otras, esta reducción del canon resulta contradictoria con los precios del oro que experimentaron una disminución promedio del 15.5 por ciento en el ejercicio 2013 en relación al 2012, como se podrá observar en el cuadro sobre la evolución de los precios de los productos mineros.

El tercer departamento que percibe los menores montos absolutos es Cajamarca que percibe 177 millones de nuevos soles menos en relación al canon minero del 2013, lo cual constituye una variación negativa del 33.49 por ciento como se puede observar en el cuadro respectivo.

Esta fuerte disminución del canon minero cajamarquino que transita de los 528 millones en el 2013 a los 351 millones de nuevos soles se explicaría en parte por la menor producción aurífera de la Mra. Yanacocha y el efecto combinado de un menor precio promedio de la onza troy que pasó de 1,669 dólares a los 1,411 dólares en el 2013 con tendencia a la baja, con lo cual las perspectivas para el próximo año serán más pesimistas en cuanto al canon.

El caso de Cajamarca resulta particular pues al tratamiento tributario favorable y permisivo con las empresas mineras, la disminución de la producción y de los precios del metal amarillo se confronta con una oposición social en especial campesina y de organizaciones ambientalistas a nuevos proyectos mineros que podrían constituir una posibilidad positiva de desarrollo, con mayores transferencias por canon, regalías, gravamen minero, con los efectos multiplicadores en el empleo regional.

Por ello no debiera causar extrañeza la celeridad en la detención y el abuso en la persona del polémico presidente regional Gregorio Santos que por una absurda maniobra del gobierno y del cuestionado poder judicial está siendo victimizado y no resultaría extraño que sea reelegido en las próximas elecciones. Es decir, de la cárcel a la presidencia regional gracias al abuso de poder.

El cuarto departamento que percibe los menores montos absolutos es Puno que percibe casi 89 millones de nuevos soles menos en relación al canon minero del 2013, lo cual constituye una variación negativa del 40.67 por ciento como se puede observar en el cuadro respectivo.

A diferencia de la mayoría de los departamentos que perciben menores montos por canon minero por un conjunto de razones analizadas previamente, el caso de Puno es especial pues allí los precios del estaño se han incrementado en lugar de disminuir como sería el caso en los departamentos donde se extrae cobre, oro, plata etc.

El precio del estaño entre el 2012 al 2013 se ha incrementado  de los 957.57 centavos la libra de estaño a 1,012.24, lo cual significa una variación del 5.7 por ciento con tendencia al incremento tal como se podrá observar en el cuadro respectivo.

El caso del estaño es significativo pues los precios promedio entre el 2012 al 2013 se han incrementado en 54.67 centavos la libra, mientras el canon minero distribuido para el departamento de Puno disminuye. Se debe tener presente que allí opera  el único productor de estaño en el país, la empresa minera Minsur con la unidad de San Rafael del grupo Brescia, que sigue obteniendo ganancias extraordinarias.

EPÍLOGO

La evolución del canon minero del 2012 a la fecha constituye parafraseando a García Márquez la “crónica de una muerte anunciada”, que debiera cuestionar el patrón de acumulación primario exportador sin mayor valor agregado, altamente dependiente de la demanda externa de nuestras materias primas.

Si a los menores precios internacionales de los productos mineros se les suma el nuevo marco tributario minero vigente desde octubre del 2011, la extrema codicia de los grupos mineros, las mayores transferencias al exterior del excedente económico generado en el país, el futuro del canon minero es hacia su disminución.

A pesar de la existencia de miles de millones de nuevos soles no ejecutados por concepto de canon minero, y de los montos enajenados por gravamen y el impuesto extraordinario captado por el MEF lo cual supone la existencia de importantes recursos financieros que debieran servir de colchón, se impone una reingeniería y una redistribución del canon minero ahora que se vienen las “vacas flacas”

En todo caso, lo que está sucediendo con el canon demostraría la precariedad, la falta de transparencia, altos niveles de corrupción y debilidad institucional del gobierno central, regional y local que debieran superarse con una mayor eficiencia, racionalidad y fiscalización insistiendo en las obras de impacto regional, y el desarrollo de ventajas competitivas.

Es más, se impone una evaluación sobre los efectos del canon en los últimos 10 años en el desarrollo, nivel de vida y bienestar en la población de los gobiernos locales y regionales, y a nivel legislativo debiera modificarse la distribución del canon al interior del departamento, pues constituye mucho premio que un distrito donde opera la empresa minera se vea favorecido con una participación del 10 por ciento y la provincia minera tenga un acceso al 25 por ciento en la distribución de esta renta territorial. 






No hay comentarios: