martes, 27 de abril de 2010

CAMBIO O CONTINUISMO*

Escrito por: Alberto Mosquera Moquillaza

Cuando ustedes reciban este e-mail, de seguro ya tendrán en sus manos las listas de candidatos docentes a la Asamblea Universitaria y Consejos de Facultad de la Universidad, publicadas oficialmente por el Comité Electoral. (
http://www.unmsm.edu.pe/celectoral/). Observarán en lo que se refiere a nuestra Facultad, que existen dos listas en carrera. Una, la del continuismo, en la que figuran los mismos colegas que hace 3 años, sin programa alguno, se aventuraron a dar vida a la actual Administración con los resultados ya conocidos; aupándose ellos mismos a la gestión al asumir diferentes cargos: miembros del Consejo de Facultad, CESEPI, Postgrado, Proyección Social, Comisiones diversas, etcétera, siendo por tanto responsables de la crisis actual aunque muy oportunistamente se resistan a admitirlo. Y la otra lista, la del cambio, la del giro de 180 grados en la visualización de lo que pasa en la Facultad y del cómo hacer para reposicionarnos en el mundo académico, intelectual y profesional.

ACADEMIA Y DESARROLLO es el nombre de esta última lista, que lleva en los primeros lugares a los profesores Humberto Campodónico Sánchez y Miguel Cruz Labrín, en las categorías de Principales y Asociados respectivamente; conglomerado profesoral que demuestra la posibilidad real de alcanzar consensos por encima de las diferencias, teniendo como norte fundamental la recuperación y progreso de la Facultad, y como ejes de gestión la cualificación del quehacer académico y la proyección al futuro, meridianamente establecidos en un Plan Estratégico que la actual administración nunca llegó ni siquiera a esbozar.

¿Qué es lo que propone el continuismo, que lleva como cabezas de listas a los profesores Orlando Haquehua e Isaac Ospino? Ni ellos mismos lo saben porque cualquier propuesta que hagan nos llevará inmediatamente a formularnos la siguiente pregunta: ¿Si están en el poder desde hace 3 años, porque no la implementaron? Sin embargo, el colega Ospino, actual miembro del Consejo de Facultad, ex director de CESEPI y dirigente sindical de la Universidad - en cualquier lugar del mundo el dirigente gremial no puede ser autoridad al mismo tiempo- nos acaba de enviar un mensaje que creemos nos es útil para sacar algunas conclusiones. El texto es el siguiente:

ES HORA DE SUMAR NO RESTAR, DE MULTIPLICAR NO DIVIDIR DE INTEGRAR NO DERIVAR.

Colegas.

Que tal, les pongo en conocimiento que por acuerdo de un grupo de profesores democraticos , estare encabezando una lista de asociados para las proximas elecciones al consejo de facultad, es en tal sentido que vengo convocando a determinados profesores ,para que me hagan llegar sus propuestas e inquitudes sobre tareas a desarrollar y cambio de rumbo de nuestra facultad. Estimo que los docentes deben si bien tener los meritos academicos , deben tambien a ver desarrollado la practica profesional sea en el sector publico o privado, de tal manera que podemos volcar en los alumnos un conocimiento interdisciplinario por estos dias indispensable. Es tal el caso espero me hagas llegar alguna propuestas dirigidas a un cambio de rumbo y hacer mas competitiva nuestra facultad, tanto en el campo academico de investigación como de proyeccion social. Espero tu respuesta y propuesta, que con tu nombre presentare y formara parte de mi plan de trabajo.

shalom

No le hemos agregado ni quitado nada. Los errores y horrores ortográficos que saltan a la vista, las transgresiones a la sintaxis y a la gramática española, son de entera responsabilidad de Ospino. Sobre el particular únicamente diremos lo siguiente: los especialistas suelen decir que la lengua la hacemos los hablantes, "ella se deja modelar y esculpir por todos nosotros: hagámoslo con cariño, y no a martillazos".

En lo que se refiere al tema que nos ocupa diremos que el profesor confunde democracia con democratismo. No se trata que los votantes le hagan el programa o el plan de trabajo al dirigente con la idea de participación total, "democrática"; el líder, - por eso es líder- que se supone mira más lejos y tiene una visión integral de los problemas, es el que siempre hace llegar un proyecto, una idea, una propuesta de conjunto. Las bases son las encargadas de enriquecerla, perfilarla, corregirla o si el caso lo impone, desecharla. El dirigente interactúa así con sus bases, democráticamente.

Finalmente diremos lo siguiente: en un texto anterior le pedí al colega Ospino que antes de entrar a la contienda electoral debería autocriticarse por ser también responsable del lamentable estado en que se encuentra la Facultad. No dijo nada sobre el particular y optó por desaparecer del ciberespacio; ahora, además de reiterarle el pedido, le agrego lo siguiente: cuál es su programa colega, cuáles son sus ideas-fuerza. Pero por favor, no me plantee generalidades, buenas para San Marcos como para la Universidad de Pekín. Haga usted un intento de hacer "un análisis concreto de la situación concreta".

Ciudad Universitaria, 27 de abril de 2010

(*) Pueden verlo en:
http://estradeeco.blogspot.com/

No hay comentarios: